MIGAS A LA PASTORA

¡Hola comensales!

Hoy vamos a degustar creo, el plato más tradicional y antiguo que he podido encontrar en la gastronomía aragonesa. No es una elaboración exclusiva de Aragón, puesto que se cocina en muchas partes de España y recibe otras denominaciones. Lo que sí es cierto es que en Aragón tienen mucho arraigo, ligado a su economía agraria y ganadera que durante muchos siglos han sido los únicos modos de vida. Y Aragón ha desarrollado el pastoreo de forma intensa, que en la actualidad poco a poco va desapareciendo.

Estamos hablando de migas a la pastora, que se trata de una receta muy humilde, producto de los pastores trashumantes. Es un plato sencillo, que podían cocinar los pastores con alimentos que son poco perecederos. Su versión más simple está hecha con pan, ajo, aceite, sebo de cordero y tocino, agua y sal, ingredientes que podían transportar varios días los pastores y muy comunes. Muy habitual también es añadir pimentón.

Este plato típico de los pastores de ganado trashumante, se solían preparar para merendar en el campo. Se comían muy calientes, directamente del caldero (donde se cocinaban) y con una cuchara tallada de madera de boj. Se tiene constancia de este hecho porque se ha transmitido de generación en generación. Se conocen los caminos de trashumancia desde la sierra de Albarracín y los Montes Universales turolenses por la cañada real del reino hacia las costas de Castellón, donde estos pastores cenaban las migas de pastor o las migas a la pastora. Estas cenas tenían una jerarquía muy específica y detallada, una norma elemental dentro del grupo era entrar la cuchara por turnos, es decir, según la categoría del pastor. Esta receta está homologada por el Instituto de Estudios de Aragón.

Hoy en día en Aragón, hay mil formas de cocinarla y ha ido evolucionando la receta para que no resulten tan rústicas y más digestivas. Estas variaciones han adoptado distintos nombres dependiendo mucho de la comarca donde se hagan, así que además de las de pastor, también se hacen ahogadas, canas, de Teruel, en perolico y a la zaragozana, entre otras. Éstas últimas se hacen con riñonada de cordero, chorizo y longaniza seca. Acompañadas en muchas recetas con huevos fritos y uvas.

El protagonismo que han tenido y tienen las migas en la sociedad aragonesa es muy importante, y se siguen consumiendo de forma habitual. Un ejemplo de ello lo encontramos en Tarazona, donde se celebra una fiesta conocida como el Quililay, desde hace cinco siglos, en la cual se realiza una romería hacia el Moncayo en la que todo el pueblo degusta unas migas a la pastora como plato principal de la festividad.

Quería dejar constancia de este plato en el blog, porque puede ser un plato sencillo, pero que reúne muchas de las características para ser patrimonio inmaterial que por su tradición e historia debe ser conservado. No se debe perder aunque desaparezcan sus primitivos consumidores, los pastores, o su receta se vea completamente distorsionada por nuevas innovaciones, al menos que se sepa su origen.

Os dejo una foto de unas migas a la pastora elaboradas por mí.

¡QÚE APROVECHE!

BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

http://redaragon.elperiodicodearagon.com/gastronomia/recetas/default.asp?accion=mostrar&id=20395

http://villadesosdelreycatolico.blogspot.com.es/2015/04/recetas-y-platos-tradicionales-sosienses.html

http://www.tarazona.es/tarazona-actualidad/noticias/el-quililay-una-tradicion-con-cinco-siglos-de-historia-muy-arraigada-en

http://castellon-en-ruta-cultural.es/caminos-de-trashumancia-las-migas-de-los-pastores-durante-el-invierno/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s